¿Es cierto que correr con frecuencia ayuda a mejorar la actividad sexual de mujeres y hombres?, ¿El sexo antes de una competencia afecta el rendimiento? Un especialista responde estas y otras interrogantes.

Basta googlear unos pocos minutos para encontrar menciones a diversos estudios que tratan la relación del running con el sexo. Por ejemplo, una investigación entre 250 hombres y mujeres desarrollada por la Universidad de California concluyó que las personas que realizan ejercicio físico durante unos 40 minutos diarios tienen el doble de actividad y deseo sexual que aquellas que dedican entre 15 y 20 minutos a caminar o correr. Y aún mayor que quienes se reconocen como sedentarios.

Otro trabajo más antiguo, a cargo de The Journal of the American Medical Association, reveló que correr durante 3 ó 4 veces a la semana, una hora promedio por sesión, favorece las relaciones sexuales, haciéndolas más frecuentes y satisfactorias, con más orgasmos.

 También se pueden conocer informes que explican en detalle por qué correr favorece los encuentros sexuales. Los motivos más comunes son:

- Reafirma los glúteos y los hace más atractivos
- Incrementa la resistencia al ejercicio aeróbico
- Mejora la imagen corporal de uno mismo
- Incrementa el deseo sexual en hombres y en mujeres
- Combate la disfunción eréctil en el hombre
- Eleva el flujo sanguíneo en los genitales de la mujer

Por el contrario, el sobreentrenamiento influye negativamente en las relaciones sexuales por la disminución de los niveles de testosterona, que es la hormona que incrementa la libido y el apetito sexual.

También se ha difundido una encuesta realizada por una conocida marca deportiva a mil adultos runners, cuyo resultado indica que las parejas que corren juntas tienen más probabilidades de llevar una vida sexual más intensa.

Sin Estudios Serios

Pese a los datos presentados, el Dr. Álvaro Bustamante, especialista en Medicina Deportiva de Clínica MEDS, es rotundo en señalar que “no existen estudios serios que evalúen posibles beneficios del running en el plano sexual. Por contrapartida, sí se han hecho estudios que evalúan si el sexo previo al ejercicio es benéfico o altera de manera negativa el rendimiento de un deportista en determinadas competencias”.

Como información general, asegura que tener relaciones sexuales no es un ejercicio considerado demandante, ya que en promedio son consumidas entre 25-50 kcal (equivalentes a subir 2 a 4 pisos por las escaleras), pudiendo llegarse a 250 kcal por hora (4 kcal por min) en el caso de relaciones sexuales “más agresivas” y demandantes desde un punto de vista energético.

Agrega: “Por lo mismo, practicar disciplinas como el running probablemente no signifique potenciales mejoras o mejoras notables en el ámbito sexual. Aunque la realización de actividad física periódica sí puede potenciar ciertas cualidades que pueden influir en el desempeño sexual, como aportar una mayor agilidad producto de un peso adecuado y también mayor resistencia. Pero, sobre todo, puede entregar al deportista una mayor seguridad, confianza y autocontrol, teniendo estas últimas características un rol importante en la actividad sexual de una persona”.

Factores que Influyen

El especialista explica que los factores condicionantes de la libido son múltiples: el estrés diario, la imagen propia que tenemos de nosotros, el lograr un sueño reparador o no, el uso de ciertos medicamentos que pueden influir en el deseo sexual, entre otros.

Otro elemento clave es el nivel de testosterona, hormona anabólica secretada en los hombres por los testículos y en las mujeres por los ovarios. “Si bien su cantidad es notablemente superior en hombres, la testosterona se correlaciona en ambos sexos con el deseo sexual. Se ha demostrado que el ejercitarse de manera periódica aumenta sus niveles, lo que supone un mayor deseo sexual, explicando los resultados de los estudios antes descritos”, asegura.

Complementando lo enunciado anteriormente, respecto a si tener actividad sexual en horas previas a un esfuerzo prolongado, como un maratón, puede ser contraproducente para un corredor, el Dr. Bustamante afirma: “Existe bastante controversia sobre si el sexo antes de la competición juega en contra del rendimiento deportivo. Por lo mismo, sí existe investigación en este ámbito. Algunos deportistas prefieren abstenerse de tener relaciones sexuales antes de la competencia para impedir la fatiga y evitar disminuir la concentración y agresividad necesarias para enfrentar con éxito ciertas pruebas. Sin embargo, no existe evidencia que soporte este proceder.

De hecho, se han propuesto beneficios de la práctica sexual antes de una carrera, basados fundamentalmente en un estado de relajación que permitiría afrontar de mejor manera el estrés de competencia que supone, por ejemplo, un maratón”.

Es más, revela el facultativo, diversos estudios han demostrado que la práctica sexual no disminuye el rendimiento en pruebas de running de mediana y larga duración. “Hay que considerar que la relación sexual (como la habíamos planteado) no supone un estrés físico exigente, por lo que no debiese causar fatiga que influya en la competencia”, plantea.

A modo de conclusión, sostiene que las relaciones sexuales son parte de la vida y, por ende, no debiesen suponer un estresor para otras actividades del diario vivir, como realizar deporte, pudiendo incluso reportar beneficios al momento de efectuar ejercicios como correr.

En relación a tener o no sexo antes de una competencia, el experto de MEDS prefiere no dar recetas y que esta decisión quede a criterio de cada corredor según su pensamiento y experiencia.