Cada vez más común es el uso del frío, en forma de hielo o agua helada, para acelerar la recuperación tras trotes exigentes. ¿Qué tan efectiva es esta práctica?

Al parecer, podría ser, es muy probable, tendría beneficios… expresiones que sirven para graficar que no existen respuestas concluyentes de la comunidad científica sobre los beneficios que traerían los baños de hielo o su uso localizado en corredores luego de una alta exigencia.
De lo que sí no hay duda es que cada vez son más los runners que confían en esta práctica.
Un estudio que no la avala del todo fue publicado recientemente en Medicine & Science in Sports & Exercise, en la que se expone que los baños regulares de hielo, al actuar como desinflamatorios, pueden disminuir algunos de los beneficios del entrenamiento: una ligera inflamación post-ejercicio es parte del proceso que lleva a mejorar el estado físico.
Otra investigación, aparecida en el Journal of Science and Medicine in Sport, sugiere que un baño de hielo bastante frío, inmediatamente después de un gran esfuerzo, prepara mejor para otro desafío cercano.

Conclusiones Dispares

En sintonía con lo ya expuesto, Carlos Henríquez, fisiólogo y miembro del Laboratorio de Ciencias del Ejercicio de Clínica MEDS, sostiene que “a pesar de la creciente popularidad del uso del frio en el deporte, no todos los estudios han demostrado su eficacia en la aceleración de la recuperación post-ejercicio. La evidencia aún no es concluyente, ya que existen muchos estudios que muestran que el tratamiento con frío luego de actividades como correr reduce la inflamación, daño muscular y sensación de fatiga en un ejercicio en los días posteriores al uso de inmersión en hielo o agua fría, pero también hay otros que no han encontrado efecto alguno. Las diferentes metodologías utilizadas complican una conclusión definitiva”.
Más allá de lo que diga la ciencia, el experimentado corredor y coach Juan Encina sentencia que “el hielo es muy bueno y recomendable 100%. Es un antiinflamatorio natural que impide que los músculos o zonas que han trabajado más durante la carrera sufran una inflamación excesiva. Además, ayuda a reducir cualquier molestia sufrida en los pies debido a la carga de entrenamiento”.
Agrega que los baños de hielo, técnica conocida como crioterapia, pueden acelerar la recuperación muscular para poder afrontar de mejor manera la próxima sesión de entrenamiento.
En relación al agua fría, señala que si se introducen las piernas en ésta se comprimen los vasos sanguíneos y disminuye la actividad metabólica, lo que reduce la hinchazón y permite la regeneración de las microroturas musculares. “Recomiendo un baño en agua fría para las piernas durante diez minutos después de un maratón o alguna prueba de larga duración en cerro”, acota el entrenador de las Top Runners.

Hasta 30 Minutos Después

El especialista de MEDS revela que los estudios que han mostrado beneficios en este ámbito han utilizado agua fría, con temperaturas menores a 20 grados celsius. Comenta: “La práctica más común que revela la literatura científica es la inmersión en agua fría (5 a 10 grados): una sola inmersión (5 a 20 min) o varias cortas (entre 1 a 5 min), con intervalos fuera del agua (entre 1 y 2 min). Y los beneficios se reportan cuando lo anterior se lleva a cabo dentro de los primeros 30 minutos post-ejercicio”.
Henríquez hace hincapié en que el frío debe utilizarse luego de competencias o entrenamientos de muy alta intensidad, para prevenir la inflamación excesiva y acelerar la recuperación. “Algunos estudios han demostrado que el abuso de esta estrategia podría reducir las adaptaciones positivas inducidas por el entrenamiento, por lo que se recomienda utilizarla solo después de grandes esfuerzos”, concluye.

Por su parte, según explica el Dr. Bernardo Chernilo, traumatólogo de Clínica MEDS, durante las primeras 72 horas de una lesión –sea muscular, desgarro, esguince, fractura leve, distensión de ligamentos u otra–, el frío “contribuye a disminuir el edema y el hematoma que pueda existir, mejorando la primera etapa del tratamiento. Actúa como analgesia y vasoconstrictor en la parte aguda de las lesiones”, destaca.