Así se le denomina a la sensación de “tristeza” y desmotivación que se apodera de los corredores. ¿Cómo reconocerla y contrarrestarla?

Por Rodrigo A. Cauas E.
Entrenamiento Mental 110 Sport & Health Center
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.emd.cl

Entre el correr y yo se había presentado esa época de pereza y hastío que les llega a muchos matrimonios. Esa época dominada por la desilusión de no ver recompensados suficientemente los esfuerzos y la sensación de bloqueo porque esa puerta que debería estar abierta se ha cerrado irremisiblemente en algún momento. Denominé a eso runner's blue, la “tristeza del corredor”.

(...) Ya no conseguía localizar en mi interior tan claramente como antes el entusiasmo por “querer correr”. No sé por qué. Pero no podía negarlo. Algo había ocurrido en mi interior.

Haruki Murakami, ¿De qué hablo cuándo hablo de correr?

 

El japonés Haruki Murakami, uno de los favoritos a ganar el Premio Nobel de Literatura en 2013, es además de escritor un asiduo maratonista y triatleta. Entre sus obras literarias existe una que es de particular interés para deportistas: ¿De qué hablo cuándo hablo de correr? En este libro reflexiona sobre el grado de influencia de la maratón en su vida. Es un libro muy experiencial que permite recoger muchas cosas importantes de mencionar.
Uno de esos elementos relevantes es lo que él mismo ha denominado la tristeza del corredor o runner's blue, situación descrita como una sensación de nostalgia y desazón que se apodera del corredor. Podríamos señalar que guarda relación con la depresión post maratón, ya que generalmente se produce cuando el corredor lleva mucho tiempo compitiendo y cumpliendo con objetivos y metas.

Manifestaciones

¿Cómo se manifiesta esta sensación descrita por Murakami? Hay algunos signos claros al respecto:

-Cuando el corredor pierde la preocupación y la obsesión desarrollada por los detalles y por el correr.
-Se pierde la diversión y en parte el placer por lo que se hace (asociado fuertemente a la motivación extrínseca).
-También desaparecen los reforzadores externos (malos resultados y rendimiento en competencias). Se comienza a descansar más y entrenar menos.
-Empieza a surgir la flojera y el aburrimiento.
-Surge la desilusión, asociado a bajas en el rendimiento o al no logro de resultados. Se pierden también los objetivos.
-Y en general se genera una sensación bloqueo.

Esto además suele ir acompañado de procesos más profundos como la apatía espiritual (que describe Murakami en su libro) y el enfriamiento de la pasión.

¿Cómo Afrontarla?

Detrás de esta sensación puede estar el hecho de que se hayan conseguido los objetivos establecidos muy rápidos; o que se entrene de manera muy solitaria, sin posibilidad de socializar.
Sobre este escenario, hay que desarrollar mecanismos de afrontamientos que permitan contrarrestar estos elementos asociados a la tristeza del corredor.
Lo primero que debiera hacerse es buscar un reto más desafiante: que puede ir desde una distancia más larga en el caso de los corredores, o entrenar de manera más intensa.
También es importante conseguir reforzadores externos. Este tipo de reforzadores no sirven para la motivación permanente, no duran mucho tiempo, pero ayudan a salir de la desmotivación.
Otra vía es retroceder y conectarse con los motivos, vale decir, aquellas razones que originalmente te llevaron a correr.
Luego es conveniente realizar un proceso de introspección tomando la perspectiva. Este es un proceso normal por el que pasamos todas las personas en muchos aspectos de nuestra vida, no sólo en el deportivo. La mejor forma de superarlo es reflexionar hasta encontrar una motivación intrínseca: algo que exista en nuestro interior y que consiga hacernos disfrutar del deporte. Una motivación intrínseca o interior no se agotará nunca, sino que nos empujará a trabajar más y mejor. Tómate un descanso, siéntate, reflexiona y encuentra esa motivación que está dentro de ti: realiza un proceso de introspección para descubrir realmente por qué haces lo que haces. Cuando sepas esto, estarás preparado para seguir entrenando y mejorar cada día más.