Los siguientes tips psicológicos te ayudarán a afrontar mejor tus próximos desafíos en el running.

Muchas veces lo hemos dicho, pero bien vale la pena recordarlo: que cumplas tus metas y puedas disfrutar a la hora de correr no solo depende de tu estado físico. También es clave que prepares tu mente para afrontar adecuadamente la carrera. Más aún cuando vas a debutar en alguna distancia o vas a competir en eventos importantes.
De hecho, el coach y psicólogo deportivo Rodrigo Cauas señala que es conveniente comenzar esta preparación semanas antes del evento, recurriendo a métodos como la Visualización en la que “lo ideal es imaginar con todo detalle lo que esperas que ocurra ese día (tiempo, kilometraje, etc.). El óptimo es que incorpores no sólo imágenes, sino que además sonidos, olores característicos, sensaciones, pensamientos”. Asimismo, para controlar la ansiedad recomienda aplicar técnicas como la Relajación Progresiva que “consiste en contraer los principales músculos del cuerpo para después soltarlos. Dichas contracciones deben hacerse en tres intensidades: primero suave (menos del 50%), luego a intensidad media y finalmente con una intensidad alta. Lo más importante es que se perciba claramente la diferencia entre la contracción y la relajación muscular. Esta técnica debe estar acompañada en todo momento de una respiración sincronizada”, dice el Magister en Entrenamiento Deportivo y Alto Rendimiento.
Rodrigo Cauas (www.emd.cl) detalla luego algunos tips psicológicos para el día anterior a la competencia, para la carrera misma y para después de correr, los cuales detallamos a continuación.

El Día Previo

• Prepara todo lo que utilizarás en la carrera: ropa, reloj, aparato de música si es que la ocupas.
• Asegúrate de descansar las horas adecuadas, planifica tu alimentación y sobre todo el desayuno para el día de la corrida.
• El día previo a la carrera levántate muy temprano para que esa noche tengas sueño desde temprano.
• Después de la última comida de la noche realiza actividades que reduzcan la activación como ver televisión, leer, pero fuera de la cama.
• Si estás muy nervioso trabaja con una técnica de relajación o si prefieres realiza actividades monótonas como contar despacio, recordar sensaciones relajantes o repetir palabras tranquilizadoras.
• Prepara mentalmente la carrera utilizando la técnica de visualización antes de dormir. Llénate de imágenes y sensaciones positivas.
• No te esfuerces por quedarte dormido. Cuanto más empeño pongas peor será.

El Día de la Carrera

• Revisa, durante el calentamiento, tu meta y tus objetivos, recordando siempre que es bueno hacerlo considerando metas y objetivos de resultados (por ejemplo, cumplir un determinado tiempo o km.) y de rendimiento (como puede ser aplicar una cierta estrategia de competencia).
• Prepara frases de apoyo que puedes repetirte durante la carrera. Esto es muy importante para que tu mente influya en tu cerebro. Así podrás controlar de mejor manera las sensaciones de cansancio y dolor.
• Trabaja la concentración asociada mientras corres. Centra tu mente en tus sensaciones, emociones y pensamientos.
• Planifica y piensa en imágenes con contenidos positivos y llenos de energía que puedan ayudarte en el tema motivacional.
• Recuerda que todo depende de ti. Hacer ejercicio físico es un juego, pero hay que tomarlo con responsabilidad.

Después de Correr

• Verifica el cumplimiento de las metas, considerando las de resultado y las de rendimiento.
• Revisa cómo estuvo la planificación de la carrera (rutinas, logística, preparación mental, etc.) y compárala con lo hecho en otras competencias.
• Examina con atención las siguientes variables psicológicas: la focalización de la atención, la toma de decisiones, el autodiálogo o control del pensamiento y la fortaleza mental.
• Analiza conductas deportivas que hayan servido como reforzadores psicológicos. Por ejemplo mirar el reloj durante la carrera, establecer pequeñas “rivalidades” con otros compañeros, mirar el suelo, visualizar la meta, correr con música, etc.
• No evalúes todo en relación sólo al resultado obtenido, sino también la participación global.
• Revisa la estrategia utilizada, analizando su implementación, utilidad y comodidad.
• Identifica tus estados psicológicos en la competencia. Para ello puedes recrearla mentalmente, tal como ocurrió.
• Evalúa la posibilidad de mejorar tu entrenamiento potenciando algún área como la nutricional o psicológica.
• Comparte la información con otro corredor, ya que en el intercambio de experiencias a veces están las soluciones a posibles problemas.
• Tómate un buen descanso. Es bueno quedar, por un tiempo, con la sensación insatisfecha de ir por más. Realiza un check list con las situaciones y conductas que modificarías para una próxima competencia.