¿Sabes qué función cumplen este tipo de alimentos y cómo pueden favorecer a los corredores?

Seguramente, más de alguna vez has tomado un “Chamito” o un “Uno al Día” -dos de las marcas más reconocidas de los llamados probióticos-, porque te han dicho que son beneficiosos para la salud.
Pero, ¿sabes realmente para qué sirven este tipo de suplementos? Y más aún, ¿son favorables para quienes practican deportes como el running?

Alimentos Funcionales

La nutricionista deportiva Isidora Selman explica que los probióticos están entre los denominados alimentos funcionales que son “aquellos que gracias a sus componentes fisiológicamente activos, tienen beneficiosos efectos en la salud”.
Añade que dentro de esta clasificación los más estudiados son:

• Probióticos: “Son productos o preparaciones que contienen microorganismos vivos, en cantidades suficientes para modificar la microflora, en las superficies mucosas. Así, cultivan efectos beneficiosos sobre la salud”, explica la especialista diplomada en fisiología del ejercicio.
• Prebióticos: Corresponde a componentes de la dieta “que tienen una vía de fermentación que estimula poblaciones específicas de bacterias intestinales, produciendo múltiples beneficios en nuestra salud”, indica Isidora.
• Simbióticos: Son la combinación de ambos.

Posibles Beneficios

La profesional que trabaja en Clínica MEDS comenta que en la actualidad existen múltiples investigaciones acerca del consumo de probióticos por parte de los atletas y sus posibles beneficios para los deportistas.
En ese contexto, detalla: “Un estudio muestra cómo luego de 21 días de suplementación con probiótico Streptococcus thermophilus y bifidobacterias en hombres sanos, entrenados principalmente en ejercicios de resistencia pueden ayudar en la recuperación del rendimiento luego de un ejercicio excéntrico de grandes cargas”.
Otro trabajo da cuenta de que la suplementación con probióticos Bacillus Coagulans tendió a proteger los músculos de los daños generados por la actividad física.
Isidora Selman (www.nutricionistadeportiva.cl) también menciona una investigación que manifiesta cómo estos alimentos reducen la incidencia de infecciones del tracto respiratorio superior en atletas entrenados, uno de los problemas que más sufren los deportistas en esta época del año. Además, su consumo demostró un efecto positivo en el aumento de la capacidad de entrenamiento.
“Estas investigaciones fueron publicadas el año 2016. Y todas apuntan a diversos beneficios en la recuperación de los corredores, pero aún queda mucho por estudiar en cuanto al aumento del rendimiento”, advierte.

Recomendaciones

Sobre el escenario descrito, la nutricionista señala que al momento de consumir probióticos es importante fijarse en la cepa. Al respecto, recomienda dos productos:
“Uno al día” que contiene Lactobacillus rhamnosus y “Chamito” compuesto por Lactobacillus johnsonii.
“Ambos tienen muchos beneficios, pero son distintos. El primero (Rhamnosus) está aprobado por la FDA y las investigaciones demuestran cómo su consumo habitual podría contrarrestar la diabetes y el síndrome de intestino irritable. Es eficaz en los niños en la prevención de cólicos y diarreas; en adultos ayuda a prevenir infecciones del tracto urinario, además estimula el sistema inmune”, expresa Isidora.
Agrega que las investigaciones con respecto a Johnsonii “demuestran su beneficio en el sistema inmune como proinflamatorio, reduce la colonización gástrica por Helicobacter pylori (tipo de bacteria que genera infecciones en el estómago) y mejora la microflora intestinal”.
En relación a los eventuales cuidados que conviene tener en el consumo de este tipo de alimentos, la nutricionista asegura que existen pocos efectos negativos. Algunos son la indigestión, la formación de gases y alergias. Además, pueden ser consumidos por embarazadas y durante la lactancia.
Finalmente concluye: “Es importante que al adquirir un probiótico nos fijemos en la etiqueta que nos muestra el producto y la manera de utilizarlo. Así estaremos asegurando su beneficio y buen uso sin tener complicaciones”.