¿Tomas bebidas energizantes?, ¿Conoces su contenido y el impacto que pueden tener en los corredores? Aquí responden dos especialistas.

Mantenerse bien hidratado es un principio básico para todo deportista. Y eso, claro está, no significa tomar cualquier líquido en cantidad abundante. De hecho, hay algunas bebidas que por su composición conviene ingerirlas con precaución. Ese es el caso de las de tipo energéticas o, mejor dicho, energizantes. “Es preferible hablar de bebidas energizantes más que energéticas, ya que algunas clasificaciones se refieren a las bebidas deportivas como energéticas también. En cambio, las energizantes contienen ingredientes que son reconocidos activadores del sistema nervioso central, como lo es la cafeína”, explica Jorge Cancino, Doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Sus Componentes

El especialista en hidratación deportiva añade que la cafeína es el único de los componentes de estas bebidas que está considerado en la categoría A por el Instituto Australiano del Deporte, vale decir, que tiene soporte científico sobre su eficacia asociada al rendimiento. Otros ingredientes como son la Taurina y algunas vitaminas, no tienen dicho respaldo. A todo eso se suma el azúcar, que agrega calorías.

El nutricionista y entrenador personal de Nutratech (www.nutratech.cl), Italo Grottini, entrega otros detalles sobre los componentes básicos de estas bebidas. “La cafeína actúa liberando adrenalina, lo que nos da un efecto energizante y activador. A la vez es diurética, haciéndonos perder más líquido y minerales de lo normal. Debemos evitar consumirlas en avanzadas horas de la tarde debido a que podría provocarnos insomnio o un mal descanso nocturno”, advierte.
La Taurina, en tanto, es un “excelente aminoácido que ayuda a la recuperación muscular y que es liberado de manera natural por nuestro cuerpo a la hora de someternos a cualquier tipo de esfuerzo físico. Juega una importante rol en el momento de regular el azúcar y la sal en nuestro organismo”, explica.
Y agrega: “Hasta ahí vamos muy bien, pero el problema empieza con la exagerada adición de hidratos de carbono que estas bebidas traen consigo. Glucosa, sacarosa, maltodextrinas y/o galactosa pueden provocar una disminución en la absorción de líquidos en el intestino delgado pudiendo ponernos en un estado de deshidratación. También cabe recordar que estos carbohidratos causan sobrepeso si no se realiza actividad física adecuada”.

Impactos en Corredores

Considerando lo antes expuesto, Italo no recomienda el consumo de bebidas energizantes para quienes practican deportes como el running y el triatlón.
Jorge Cancino, por su parte, profundiza un poco más en los impactos que este tipo de bebidas pueden tener sobre estos deportistas. En primer término, confirma que la cafeína ha sido considerada siempre como un factor deshidratante. “Sin embargo, la evidencia no ha logrado determinar que el contenido de cafeína utilizado para mejoras del rendimiento tenga un efecto deshidratante que pudiera perjudicar al deportista”, comenta.
Luego agrega que las bebidas energizantes, en general, contienen gas, “lo que sin duda puede afectar el desempeño gástrico y ocasionar molestias durante la carrera, en especial debido al movimiento constante y los impactos que se presentan al contacto con el piso. Asimismo, el contenido de carbohidratos en estas bebidas es en general más alto de lo recomendado para bebidas deportivas, lo que también puede afectar el desempeño gástrico. Es por esto que para carreras de duración, en las cuales las necesidades de hidratación y carbohidratos están ya bastante estudiadas, estas bebidas no son la mejor elección. Esto no descarta que algún deportista pueda usarlas en forma aislada”.
El Doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte también advierte que si el consumo de estas bebidas es muy alto, puede haber efectos cardiovasculares asociados a la cafeína. Señala que, en general, lo que se acepta como recomendación de cafeína es entre 3-5 mg/kg de peso corporal. Así, en el caso que un deportista decida usarlas, es conveniente que lea el etiquetado de las bebidas energéticas y no ingiera dosis más altas de las recomendadas.
De igual manera, Jorge comenta: “La mayoría de los estudios indican que el consumo de cafeína debe ser una hora antes del ejercicio. Hay que tener en consideración que los estudios hablan de dosis de cafeína y no de cantidad de bebidas energizantes, por lo que la recomendación no está establecida para ellas. Pero, si algún corredor decide consumir alguna bebida energizante previa a la carrera, tendría que ser a no menos de una hora de su inicio”.

Bebidas Deportivas

Al contrario de lo que ocurre con las bebidas energizantes, lo más recomendado por los especialistas para la hidratación deportiva son los líquidos isotónicos, compuestos básicamente por una mezcla adecuada de agua, hidratos de carbono y sales minerales. “Su eficacia está comprobada, pero debemos manejar ciertos cuidados a la hora de consumirlas. Si son ingeridas en exceso se retrasa el vaciado en el estómago provocando más demora en la llegada de sus nutrientes al intestino y luego a la sangre. También puede pasar que si la cantidad de solutos es muy elevada en el intestino, éste arrastrará más agua produciendo el efecto contrario a todo lo esperado: deshidratación y mala absorción de minerales y azúcares, pudiendo incluso provocar diarrea osmótica”, comenta Italo Grottini.
En ese contexto, es importante que cada corredor desarrolle una estrategia de hidratación para sus entrenamientos y competencias, considerando su tasa de sudoración y el tiempo de ejercitación, entre otros factores, tal como lo hemos descrito en anteriores ediciones de Revista Run for Life.

*Artículo publicado en Run for Life n° 37, agosto 2014.