Si eres una mujer runner ten en cuenta las siguientes recomendaciones para que elijas correctamente tus próximas zapatillas para correr en asfalto o montaña.

Algunas mujeres, privilegiando los atributos técnicos y el uso que les darán, en lo último que se fijan es en su precio. Otras discriminan por ese factor. Por muy lindas y cómodas que sean, si no están dentro de su presupuesto no se las llevan.
Está el grupo de las muy informadas, que suman más tiempo corriendo y que, primero que todo, saben perfectamente cuál es su tipo de pisada. Son las que tienen su decisión casi tomada respecto a qué modelo comprar. Y está el segmento de las con menos experiencia y conocimiento. Ellas, sí o sí, necesitan de la orientación y paciencia de un vendedor para poder escoger adecuadamente.
Cualquiera sea tu caso, lo ideal es que el proceso de adquisición de tus nuevas o quizás primeras zapatillas de running sea grato, lo menos estresante posible y bien asesorado. Para ayudarte a realizar una buena compra, tres especialistas te entregan a continuación una serie de recomendaciones que vale la pena tomar en cuenta en este importante proceso.

Pie con Diferencias

Primero que todo, cabe consignar que hay diferencias entre el pie femenino y el masculino. “Obviando el tema de la talla, existen estudios que demuestran que en promedio el pie de la mujer tiende a ser más delgado (estrecho) y con un arco más pronunciado o alto que el de los hombres”, revela Matías Sepúlveda, experto en productos de la marca Nike.
Sobre el mismo punto, David Iturrieta, Socio de la tienda especializada Running Zone de Viña del Mar, plantea que “la primera diferencia radica en que el antepié de las mujeres, por lo general, es más ancho y el talón más delgado que el de los hombres. La segunda se relaciona con la biomecánica del pie, ya que ésta funciona de manera distinta en ambos géneros”.
A su vez, Rodolfo Díaz, Head Coach de Animal Trail Chile, remarca que el pie de ellas es más angosto en planta y capellada.
Considerando tales características del pie, Sepúlveda y Díaz destacan que las zapatillas de running femeninas tienen menor peso, “con amortiguaciones diseñadas tomando en cuenta este factor, y con tecnologías en la capellada como el clip o contrafuerte más ajustados y con ajustes dinámicos. Un ejemplo es la tecnología Flywire de Nike, que favorece un mejor ajuste en el empeine”, afirma Matías.
Iturrieta detalla cuatro aspectos que hacen la diferencia en el calzado de la mujer corredora:

• Amortiguación y peso: por lo general, la mujer que posee la misma altura de un hombre tiende a tener un menor peso corporal. Esto se traduce también en una zapatilla más liviana porque se utiliza menos material.
• Flexibilidad: debido a que la biomecánica de la mujer es diferente, el calzado deportivo para ella suele ser más flexible. Esto se ve reflejado en las piezas que integran el soporte del arco, que requiere de mayor flexión, como también en el tamaño de los surcos en la planta, que son más grandes.
• Horma: difieren tanto en la forma como en la dimensión.
• Talón: el Talón de Aquiles de la mujer es más débil y delgado, por lo que el talón de sus zapatillas tiende a ser más elevado.

Amplia Oferta

La oferta de zapatillas técnicas es bastante amplia. Eso no está en discusión a juicio de los expertos. Rodolfo Díaz agrega que “generalmente todas las marcas manejan rangos similares de zapatillas, ya sea para entrenamiento, carrera o para corredor ligero o pesado. Lo que varía más es el tipo de superficie para la que se fabricaron”.
David subraya que “hoy en día la mujer runner ha pasado a ser un cliente muy valorado. Los fabricantes marcan diferencias en los valores y atributos que desean destacar en sus productos, algunos en los colores y otros en aspectos técnicos de la fabricación”.
Como conocedor de los productos Nike, Matías Sepúlveda indica que tanto en la colección de zapatillas de running para hombre como para mujer “esta marca ofrece productos que se diferencian principalmente por sus características de amortiguación”.
Añade que las runners son compradoras cada vez más informadas, “siendo exigentes respecto a las tecnologías que necesitan para correr. Obviamente la comodidad y el diseño son fundamentales para ellas, sin dejar de lado la gama de colores, el estilo y las características técnicas del calzado”.
David, por su parte, lamenta que “muchas mujeres se fijen bastante aún en el color del calzado, prefiriendo un producto que vaya de acuerdo a su vestimenta. Otras se preocupan más por su flexibilidad y peso. En la mayoría de los casos llegan a la tienda con información detallada del tipo de zapatilla que quieren, pero también hay que guiarlas respecto a las características y el uso que le darán”.

Que no Tope la Punta

El momento de la prueba de las zapatillas es una etapa que suele decidir la compra o no de las mismas. ¿En qué fijarse? Matías especifica: “al igual que cuando se va a correr, el calzado debe probarse en la tienda ajustando el talón al contrafuerte. También hay que ajustar los cordones desde la zona más cercana a los dedos para luego ir subiendo, de manera que el pie ‘no baile’ dentro de la zapatilla”.
A continuación aconseja comprobar el largo. “Nunca se debe comprar una zapatilla que tope o quede justa en la punta. Cualquier movimiento de freno hará que el pie avance y se lastimen los dedos y uñas. Siempre debe quedar por lo menos 0,5 mm o un dedo de separación en la parte delantera”, acota.

Resistente y Firme

Si lo tuyo es correr por senderos de montaña, Rodolfo Díaz, aparte de coach uno de los destacados “traileros” de nuestro país, sugiere a las amantes de esta disciplina, especialmente a las que recién se inician o están por adoptarla como deporte base, que “se aseguren que el calce de las zapatillas les quede muy bien, ya que en el trail las horas de entrenamiento son más largas que en el running. Y que el producto tenga una capellada resistente y firme, para que no pierda estabilidad en las superficies inestables, o con condiciones de lluvia o nieve”.
Para él es muy importante que la mujer tenga claro, antes de comprar el calzado, el tipo de superficie en el que generalmente la va a usar. Agrega: “Puede ser para senderos en los que no se necesita tanto agarre, o para circuitos más complejos donde uno va haciendo su propia ruta. En estos casos es muy importante la adherencia de las zapatillas al terreno”.

¿En qué se Fijan Ellas?

Esto fue lo que nos comentaron algunas corredoras en nuestro facebook al ser consultadas por los aspectos que privilegian en las zapatillas de running:

- Estefanía Fernández: Me fijo que sean adecuadas a mi pisada y que la planta sea resistente a mi peso y a la cantidad de km que entreno. Y, si se puede, que tenga colores llamativos y flúor, ya que entreno de noche.

- Cristina Ramírez: Para mí son importantes los materiales, que sea de pisada neutra, bien ventilada, livianita, cómoda, bonita y con colores bien llamativos. En los modelos para cerro me fijo más en los dibujitos de la planta por el agarre que deben tener.

- Francisca Chávez: para los entrenamientos prefiero las que tengan un mayor refuerzo en el tobillo y sean más pesadas, mientras que para las carreras uso modelos más livianos.

- Jimena Andrade: que no sea muy angosta de adelante para evitar heridas, que las sienta como un guante al momento de colocar y de pisar, y que tenga un color que me guste.

 

*Artículo publicado en Run for Life n° 36, julio 2014.