Las corridas certificadas deben asegurar estándares de organización adecuados para los corredores. La Fedachi lanzará sitio web para impulsar estos procesos.

El pasado 10 de marzo se realizó en Chile la primera corrida de calle certificada del año y una de las pocas que en el país tienen esta categoría: Santiago 21K. Y la diferencia con otros eventos se notó: el circuito tuvo efectivamente la distancia señalada y, además, fue muy bien evaluado por los participantes gracias a las cualidades técnicas de su trazado que favorece el registro de buenas marcas, la seguridad en la ruta, los puntos de hidratación y los servicios posteriores a la competencia, cuya organización tuvo el mérito extra de integrar como trabajadores a gente en situación de calle.
Sergio López, jefe de proyectos de Sporthub, productora dueña del evento, comenta: “Para nosotros una carrera certificada no sólo debe cumplir con la distancia en el circuito, sino también ofrecer altos estándares en todos los sentidos. Eso nos ha permitido ir consolidando a Santiago 21K como una corrida cada vez más apreciada por los runners, tanto desde el punto de vista técnico como de la calidad de los servicios”.
El ex corredor comenta además que la 92ª edición de la Corrida de Carabineros, que Sporthub efectuará el 14 de abril, también estará certificada. Y plantea que es clave que en Chile se le dé mayor relevancia a este tema, exigiendo a los productores un nivel de organización capaz de asegurar una buena experiencia a los participantes.

La opinión es compartida por el presidente de la Federación Atlética de Chile (Fedachi), Juan Luis Carter, quien añade que la certificación de las corridas de calle “es cada vez más importante porque el mercado de las carreras se ha ampliado de manera un tanto inorgánica, y han prevalecido objetivos como la difusión de marcas o relacionadas con marketing dejando un poco de lado el valor y la lógica deportiva. Hay un mercado amplio y variado, lo que hace que la calidad de las carreras sea disímil al igual que su reglamentación. La certificación viene a determinar un estándar, que permite distinguir cuáles son las carreras oficiales, que son aquellas que se rigen por las normas de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) representada en Chile por la Fedachi”.
El dirigente anuncia también que para impulsar la certificación de carreras en el país, la Fedachi lanzará en la próxima Corrida de Carabineros el sitio web www.carrerasoficiales.org, en el cual se detallan las normativas, requisitos y orientaciones para generar la medición, certificación y patrocinio de los eventos pedestres en nuestro país. Asimismo, tendrá un listado de las carreras con circuitos certificados y patrocinadas por la Federación. Información muy útil para que los corredores puedan escoger un buen evento.

Alcances y Requisitos

La certificación de una corrida incluye la verificación oficial de las medidas del circuito como también del cumplimiento de ciertas bases reglamentarias.
Carter detalla: “Las carreras certificadas deben tener la distancia exacta medida por el sistema IAAF, un control supervisado por jueces de la Fedachi que son oficiales técnicos de la IAAF y estar en el calendario de la federación nacional de atletismo. Además, los resultados tienen que estar revisados, porque si bien los tiempos de chip entregan una referencia solo valen los tiempos que toman al pie de meta los jueces con cronómetros. También hay normas de seguridad que se deben cumplir”.
Agrega que el proceso para hacerlo es simple: “Primero se presenta una solicitud de medición de la distancia. En Chile ya tenemos medidores certificados, lo que abarata los costos en relación a cuando teníamos que recurrir a expertos extranjeros. Además, hay que hacer solicitudes al cuerpo de jueces y a la Federación que, a su vez, pide controles a la Comisión Nacional Antidopaje, que es otro punto importante que eleva los estándares de calidad del evento”.
Estos procesos están en línea también con el Reglamento Nacional de Pedestrismo aprobado recientemente. Con la certificación, las productoras pueden solicitar además el patrocinio de la Fedachi, validando así el evento para las clasificaciones y ranking nacionales y, a su vez, para los organismos internacionales que la reconocen.
El costo del proceso de certificación depende de la cantidad de atletas inscritos, pero en promedio es de 100 UF, lo que incluye todo el apoyo técnico, la presencia de jueces oficiales, el control de los resultados y entrega de tiempos oficiales y la incorporación al ranking nacional, entre otros aspectos.
Una inversión que conviene hacer, toda vez que los eventos adquieren mayor valor deportivo, favoreciendo a productores, corredores y al desarrollo del running en general.