La práctica deportiva puede generar efectos psicológicos nocivos para la salud que es importante reconocer y afrontar.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Coach- Psicólogo Deportivo Clínica Las Condes
Director General EMD Psicología & Coaching Deportivo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Hacer deporte es saludable para las personas normales, pero el deporte a nivel profesional no es bueno para la salud. Hace que tu cuerpo alcance límites para los que los seres humanos no están, de forma natural, preparados”.
Esta afirmación que el tenista Rafael Nadal expone en su libro autobiográfico “Rafa, Mi Historia”, es una de las grandes dicotomías que se han debatido en congresos y conversaciones entre los distintos profesionales de la salud: saber reconocer y determinar dónde está el límite de lo saludable en el contexto del deporte.
Si bien no es una tarea fácil, existen ciertas cuestiones que ya han sido estudiadas y establecidas en relación a esto.

La música puede favorecer la concentración y motivación, pero también generar distracciones inconvenientes para los runners.

No son pocos los corredores que se “enchufan” a la hora de salir a trotar. La mayoría de ellos suele incluso tener su “play list” con la que disfruta aplanando calles. Pese a ello, cabe preguntarse: ¿qué tan conveniente es correr con música?
Juan Pablo Iturriaga, profesor de educación física con un magister en salud, plantea: “Es un tema muy complejo porque los que hacemos running en calle debemos ir atentos a todas las señales, ruidos y situaciones de carrera. Nuestros sentidos deben estar alerta. Con la música uno se desconecta un poco y eso puede exponernos a peligros, en especial si el volumen es muy fuerte”. A modo de ejemplo, señala que al no oír los sonidos externos se podrían producir accidentes con bicicletas, autos e incluso con otros corredores que transitan por la ruta.
Sobre ese escenario, el entrenador de los teams de Entel y Nike señala: “Entiendo que correr con música a algunas personas las motiva y les da un sentido de libertad, en especial a quienes no les gusta mucho trotar y están en una primera etapa de preparación, pero por normas de seguridad yo creo que lo ideal es correr sin música y buscar otras motivaciones para tener un mejor performance”.
No obstante, agrega, que si sus alumnos quieren escuchar música mientras corren, les sugiere que lo hagan escuchando algo que los motive y a un volumen que les permita de todos modos ir atentos a todas las condiciones externas.

Sensación de placer, menos estrés, más autoconfianza y autocontrol, y una mejor relación con los otros son algunos beneficios sicológicos y sociales que trae el ejercicio físico.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Psicología & Coaching Deportivo

La metodología “¿Te Atreves a Soñar?” (TAAS) permite a los deportistas reconocer sus zonas de confort y favorece el autoliderazgo hacia los cambios y la superación. ¿La conoces?

Por Rodrigo A. Cauas E.
Psicólogo Deportivo Clínica Las Condes

Hemos descrito anteriormente algunas herramientas que han surgido desde el coaching para potenciar el rendimiento humano. Muchas de esas herramientas buscan acortar la distancia entre lo que la persona es actualmente y lo que quiere lograr, es decir, su estado ideal futuro.
Este tipo de metodología es muy bueno para los corredores de cualquier distancia, ya que muchas veces un runner o maratonista no presenta problemas, sino que necesita potenciar lo que tiene para producir resultados extraordinarios (más allá de lo común, de lo ordinario), que es una de las premisas del coaching.
Una de las dificultades para potenciarse en cualquier tipo de habilidad -sea esta psicológica, física o incluso técnica- puede verse complicada por el simple hecho de que un deportista no tenga la fuerza necesaria para comenzar o generar algún tipo de cambio. Desde el coaching se plantea en ese sentido que el deportista se encuentra cómodo, en su zona de confort.

La última encuesta del Ministerio del Deporte señaló que el 80% de los chilenos hace ejercicios menos de 3 veces por semana. La voluntad personal es clave para revertir este mal índice.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Psicología & Coaching Deportivo

Desde 2006, cada tres años invariablemente, el Ministerio del Deporte (ex Instituto Nacional de Deporte) realiza una encuesta acerca de los hábitos de actividad física que tienen los chilenos. En realidad, más que hablar de actividad física debería hablarse de ejercicio físico, porque se sabe que es este último el que tiene un impacto real en la salud física y mental de las personas. Pero más allá de eso, esta encuesta tiene varias particularidades que nos permiten hacer una reflexión importante en torno a este tema.
Lo primero es su nivel de comparación, ya que al ser un mismo instrumento, el que se aplica cada tres años, permite hacer buenos y certeros análisis entre cada aplicación, estableciendo si se ha mejorado o no en relación al sedentarismo.
Un segundo elemento importante es el criterio que se toma para establecer qué personas se encuentran dentro del sedentarismo o quiénes no, ya que bien sabemos que para tener un impacto positivo en la salud física y mental una persona debe ejercitarse al menos tres veces a la semana. Y esta encuesta recoge ese criterio a la hora de establecer los resultados.

Este fenómeno se suele relacionar con el estrés crónico y sobre-entrenamiento de los deportistas, generando serios problemas de rendimiento. ¿Cómo evitarlo?

Por Rodrigo A. Cauas E.
Coach- Psicólogo Deportivo Clínica Las Condes
Director General EMD Psicología & Coaching Deportivo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Junto con la profesionalización de quienes practican deporte, el avance de las ciencias y principalmente el aumento en los desafíos y las exigencias, han ido apareciendo numerosos síndromes y “disfuncionalidades psicológicas”, entre los cuales se encuentra el denominado Burnout.
Su origen se remonta a la década de los setenta, en el ámbito de la salud y la educación, con el desarrollo de estudios sobre lo que ocurría con los profesores y médicos ante las demandas emocionales y relaciones interpersonales frente a personas con serios trastornos y enfermedades.
Luego se comenzó a observar en el ámbito del deporte, relacionándolo con el “estrés crónico” y el sobre-entrenamiento, situaciones que, sumadas al exceso de las cargas e inadecuada recuperación del esfuerzo realizado, generaban serios problemas de rendimiento.

A través de la programación neurolingüística, cada deportista puede modificar la tendencia al pesimismo de nuestro cerebro. Aquí hay algunas recomendaciones para hacerlo.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Psicología & Coaching Deportivo

Las neurociencias nos han permitido comprender el funcionamiento de nuestro cerebro. Y junto con ello, nos han entregado herramientas para lo que hasta hace algunos años nos parecía casi imposible: modificar procesos cognitivos. Una de las líneas de investigación en neurociencias que ha tenido gran desarrollo ha sido el deporte, donde se ha estudiado temáticas como la motivación, el estrés y la toma de decisiones.

Programación Neurolingüística

Tal como lo hemos comentado en columnas anteriores, realizar ejercicio aeróbico genera una sustancia denominada BDNF (Brain Derived Neurotrophic Factor) que aumenta y potencia los aspectos cognitivos de las personas, permitiendo optimizar las conexiones neuronales y regenerando neuronas. Esto en la práctica permite que una vez terminado el ejercicio las personas puedan aumentar la calidad de su trabajo y potenciar el aprendizaje. Pero tal como se han estudiado efectos positivos en el cerebro se ha podido también comprobar que nuestro cerebro está diseñado para sobrevivir.

En el maratón el factor mental es clave porque el primer rival al que hay que vencer es uno mismo.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Psicología & Coaching Deportivo

“Todo protagonista necesita un antagonista…”. Ese es un principio que también aplica en el deporte. Cuando un futbolista o un tenista entrega percepciones y sensaciones acerca de lo acontecido en su competencia, es posible encontrar referencias a sus rivales, a su forma de jugar, a su rendimiento técnico… Es parte de los elementos que un deportista pone en juego en su análisis. Y en estricto rigor, así debe ser porque de alguna forma es un factor fundamental que conjuga el rendimiento con el resultado.
¿Pero qué ocurre en un maratón? Muchos corredores señalan que durante numerosos momentos de una carrera el factor psicológico o mental es clave para mantener el ritmo, para controlar molestias o de manera más determinante para realizar una adecuada toma de decisiones. Los factores comúnmente mencionados tienen que ver con la ansiedad, la motivación, la tolerancia al dolor y, en otros casos, pensamientos positivos que potencien las emociones y la autoconfianza.
Siendo así, en muy pocas ocasiones los análisis pasan por reconocer que los otros corredores facilitaron o impidieron un mejor rendimiento en una carrera… ¿Por qué pasa esto?

La autoconfianza es un estado interno de convicción realista de que se podrá ejecutar exitosamente una conducta.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Psicología & Coaching Deportivo

La autoconfianza es la creencia de que se puede realizar satisfactoriamente una conducta deseada. En esencia, equivale a suponer que el éxito se va a producir. Los deportistas seguros creen en sí mismos. Y, lo que es más importante, creen en su capacidad para adquirir las destrezas y competencias necesarias –tanto mentales como físicas– que les permitan alcanzar su máximo potencial. También puede emplearse el término “autoeficacia” para señalar la convicción que un deportista tiene de que puede ejecutar exitosamente una conducta. Un maratonista tendrá una alta autoeficacia cuando crea que puede correr el maratón de Nueva York y llegar a la meta en el tiempo deseado.
La autoconfianza tiene que ver necesariamente con tener una expectativa realista en relación a lo que verdaderamente se puede hacer para conseguir un determinado objetivo. Por ende, se trata necesariamente de un estado interno e individual, en donde las auténticas posibilidades que se tienen permitirán conseguir el éxito deseado.

Las siguientes recomendaciones motivacionales te ayudarán a seguir entrenando en el período otoño-invierno.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Psicología & Coaching Deportivo

En la vida deportiva de un corredor se suelen identificar claramente tres momentos en el proceso motivacional: el inicio, el mantenimiento y finalmente el abandono. El tema es que estos momentos no son secuenciales, sino que más bien pueden ocurrir indistintamente en cualquier momento y de manera desordenada, afectando positiva o negativamente el desarrollo deportivo de una persona.
Durante la fase de inicio, el running cumple una función importante, ya que pueden experimentarse sensaciones placenteras, que se viven de manera interna, pero además pueden surgir diferentes motivos externos (como participar en distintas carreras) que fortalezcan este impulso inicial. Muchas personas pueden pensar que correr es aburrido. Algunas de ellas manifiestan que correr no es placentero, por lo que necesitarán de tiempo para empezar a sentir los efectos beneficiosos y de adicción positiva de este tipo de ejercicio. Por tanto, es importante que en los comienzos del running, las sesiones de entrenamientos estén bien diseñadas y adaptadas a la condición física de cada uno de los participantes. Además deben ser progresivas, dando la posibilidad de aumentar las destrezas, el nivel de ejecución y las sensaciones positivas.
En esta fase puede ser importante la pertenencia a un grupo de iguales. De hecho, en el caso del running se observa que son más adictos aquellos que corren normalmente en un grupo, que los que lo hacen de manera solitaria. Esto es importante considerarlo cuando la motivación está baja, como ejemplo en el periodo otoño-invierno, cuando cuesta salir a entrenar por efectos climáticos.

El control de la ansiedad, de los pensamientos, de los errores y de la respiración ayudarán a fortalecer tu entrenamiento mental y mejorar tu rendimiento.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Psicología & Coaching Deportivo

Habitualmente el runner que quiere desarrollar y entrenar lo mental para aumentar su rendimiento en lo deportivo se encuentra en la encrucijada de qué hacer, qué variables psicológicas desarrollar y que técnicas utilizar.
En este espacio hemos abordado numerosas técnicas de psicología y coaching deportivo que pueden ayudar a potenciar el entrenamiento y, por ende, aumentar la probabilidad del éxito deportivo. No obstante, es evidente que los consejos que hemos ido entregando pueden resultar eficaces para algunas personas y para otras no, o bien, pueden ser muy útiles en un momento dado para alguien, pero en otros momentos no resultar óptimos.

Al afrontar desafíos de largo aliento como el maratón, nuestra mente desarrolla una carrera en paralelo, pasando por varias fases que conviene conocer y manejar.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Psicología & Coaching Deportivo

En una carrera de largo aliento y aeróbica como es un maratón ocurren muchas cosas no sólo desde lo físico, técnico o nutricional, sino también desde lo mental. En muchas ocasiones hay factores psicológicos que uno puede prever y en otros casos simplemente irrumpen de manera sorpresiva afectando de alguna u otra forma la toma de decisiones, la focalización y los pensamientos durante la carrera.
En este artículo analizaremos ciertas cosas que desde el punto de vista psicológico ocurrirán sí o sí durante el transcurso de una carrera. Estos elementos pueden estar muy presentes o sólo aparecer de manera tangencial, pero cualquiera sea la forma, siempre es importante tenerlo claro para que en lo posible no afecten el rendimiento.

Psychological Time es una de las herramientas más sencillas para desarrollar la fortaleza mental en los corredores. ¿Sabes en qué consiste y cómo ponerla en práctica?

Por Rodrigo A. Cauas E.
Entrenamiento Mental Deportivo
110 Sport & Health Center
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.emd.cl

Hay varias estrategias o herramientas psicológicas que el corredor puede utilizar para modificar y desarrollar la fortaleza mental. Una de las más sencillas, pero que tiene una inmensa utilidad para reconocer y vislumbrar los factores psicológicos que podrían afectar en el entrenamiento o en una carrera, es la Psychological Time. Esta se refiere a la construcción de la línea de los tiempos psicológicos que cada runner posee en función de sus intereses y características personales.
¿Cómo se puede hacer eso? A continuación te lo contamos.

El rendimiento deportivo depende de la interacción adecuada entre la activación física y sicológica y la ansiedad cognitiva, que se expresa en aspectos como la baja autoconfianza y los pensamientos negativos.

Por Rodrigo A. Cauas E.
Entrenamiento Mental Deportivo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - www.emd.cl

Para competir de manera óptima, un fondista que corre maratones requiere, como cualquier otro deportista, de un adecuado nivel de activación física y psicológica que le permita rendir de forma eficiente. Importantes investigaciones en psicología del deporte avalan esta posición, pero además reafirman “que los extremos activacionales (excesiva relajación o demasiada tensión) son negativos para el rendimiento deportivo”, pudiendo indirectamente afectar otras variables psicológicas como la atención-concentración.
Esto implica que el deportista tiene que buscar necesariamente una zona individual de funcionamiento óptimo (denominada por sus siglas como IZOF) entre la relajación y la activación, en la que se sienta cómodo emocional y fisiológicamente, y su rendimiento se vea fortalecido.

Cuando una persona se dedica a correr genera cambios en su modo de vida que involucran a su entorno cercano. ¿Cómo manejar adecuadamente esta situación?

Por Rodrigo A. Cauas E.
Psicología y Coaching Deportivo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.emd.cl

No cabe duda que una persona dedicada a la práctica deportiva genera en su entorno más cercano (la familia, los amigos, compañeros de trabajo) un sistema distinto que compromete actitudes y conductas muy disímiles a las que tienen habitualmente los no deportistas.
Esto es más impactante aún para aquellos que de forma tardía -como suelen hacerlo muchos corredores y maratonistas hoy en día- suelen tomar la decisión de dedicarse a entrenar y a competir. Primero porque significa modificar rutinas ya establecidas en lo personal y en algunos casos muy enraizadas en lo familiar, reasignándose, en la mayoría de las situaciones, cambios en los modos de vida, en la convivencia familiar y en el tipo de alimentación.
Dichos cambios pueden ser muy gravitantes y problemáticos si no se consideran algunos elementos que a continuación se describen.

RnR Articulos